Argentina La Rioja Viajes

Crónica de un viaje al Talampaya

Salimos del Aeropuerto Jorge Newbery rumbo a La Rioja. La propuesta era de las más bellas: conocer el Parque Nacional Talampaya.

Después de un hermoso vuelo llegamos al Aeropuerto de La Rioja “Capitán Vicente Almandos Almonacid” ubicado a tan sólo 6km al noroeste de la capital provincial. Una vez allí nos dirigimos a almorzar en La Vieja Casona, donde comimos una parrillada impresionante!!!

Luego de almorzar subimos a la combi para trasladarnos a Villa Unión, ciudad donde nos hospedariamos para nuestra visita. Para llegar lo hicimos a través de la Ruta 40 por Cuesta de Miranda y fue ahí donde comencé a enamorarme del paisaje. Parada obligada para bajar a sacar fotos de tan impactante lugar.

Desde allí no dirigimos al Hotel Pircas Negras que se encuentra ubicado sobre la Ruta Nacional Nº 76. El hotel es súper cálido y una de sus ventajas es que se encuentra estratégicamente ubicado cerca del Parque Nacional Talampaya, nuestro principal objetivo.

Una vez acomodados en el hotel y luego de un break para descansar, cargar baterías y darnos un baño, fuimos a cenar a un hotel cercano al nuestro y sobre la misma ruta llamado Don Remo. Cenamos pechuga rellena con papas y vegetales. Riquísimo!!!

De ahí, con panza llena y corazón contento nos fuimos a descansar. Mañana sería un gran dia en el Talampaya.

El miércoles amaneció frío frío (como el agua del río) y bien tempranito, a las 8:30 nos pasaron a buscar para ir al Parque Nacional Talampaya.

Los viajes los hicimos siempre en las combis de Parques Nacionales. Los trayectos y las charlas fueron muy divertidos allí.

Una vez que llegamos al Parque Nacional nos detuvimos en la base de servicios que está ubicada en el acceso al Cañon Talampaya.

Importante: Una vez que llegás al área de servicios deberás dejar tu auto ya que las excursiones serán siempre en compañía de guías habilitados.

Las excursiones se pueden hacer en distintas modalidades: en vehículos, en bicicletas o caminatas, incluso hay excursiones con luna llena, pero siempre serán realizadas con los prestadores y guias.

La primera experiencia fue en bicicleta con la empresa Ecoturismo. La opción de recorrerlo en bicicleta es increíble pero hay que estar en estado, jaja! No es mi caso, que a los pocos metros opté por ir en la comodidad de la combi!!!
Se me complicaba filmar y pensar en no caerme al mismo tiempo y sé que me perdí la hermosa experiencia de pedalear entre paredones.
Eso sí, acompañé a mis colegas desde la combi junto a Iván, uno de los Guardaparques del Parque Nacional, quien me contó increíbles experiencias.

¿Qué les puedo decir? Esos paredones rojizos de 150 metros de altura te hacen sentir un porotito en medio de tanta majestuosidad.

No sólo es el paisaje sino también la historia lo que te envuelve. Es muy fuerte pensar que estás en un lugar que pertenece al período Triásico de la era Mesozoica de hace 225 millones de años atrás.

Con la experiencia en bici seguis el mismo camino que los vehículos, ingresando al Cañón de Talampaya, pero con la diferencia de que podés detenerte y sacar fotografías y por supuesto hacer pequeñas caminatas en las estaciones establecidas.

Con las bicis llegas hasta un límite un poco más corto del que con los camiones y te perdés una gran parte del paisaje. Pero creo que realmente vale la pena hacerlo.

Luego de la experiencia en bici algo fallida para mí, nos dirigimos a la base para almorzar. Otra nueva aventura nos esperaría a la tarde.

La excursión de la tarde fue en la Overland de Volterra.

Antes de seguir les voy a a contar un poco para que entiendan de que se trata el tema de las estaciones en el Parque Nacional.

Las 5 estaciones dentro del Cañón de Talampaya son: Petroglifos, el Jardín Botánico, la Catedral, el Monje y el Cañón de Shimpa.
Una más increíble que otra!

1° estación: Petroglifos
Aquí paramos y podemos ver dibujos grabados en las rocas de animales, figuras geométricas y huellas de alguna civilización que vivió miles de años atrás.

2° estación: Jardín botánico
En esta estación te encontrás con un bello jardín en medio de tanta aridez y a unos pocos pasos vemos que el cañón se hunde y se hace como una forma de tubo llamada “La Chimenea”. Ahí es donde vamos a divertirnos con el tema del “eco”. Es increíble pegar el grito y escuchar el eco que se repite más de una vez. Aquí es donde los paredones rojos alcanzan los 150 metros de altura.

3° estación: Catedral gótica
Acá dejamos volar un poco la imaginación y vemos entre las rocas la Catedral Gotica y un rey sentado en su camello entre otras cosas.
Vieron? No solo las nubes dibujan formas!

4° estación: El Monje
Seguimos en esta estación viendo más y más geoformas en piedras erosionadas de más de 40 metros de altura. Imperdible tomar la clásica foto!

5° estación: Cajones de Shimpa
Aquí te metés en un angosto camino de arena roja donde se te hunden los pies y en mi caso también te falta un poco el aire!

Por esta parte el cañón tendrá unos 5 o 6 metros de ancho y los paredones rondan los 80 metros de altura.

La historia cuenta que en esta zona habitaba un cura que llevaba un pañuelo en la cabeza llamado “Simba” y por eso se bautizó con el nombre algo deformado y quedó como “Shimpa”.

Volviendo a la excursión de la tarde que hicimos en camión y ahora con más info les cuento que es la más completa y recorre el Cañón de Talampaya más el Cajón de Shimpa que es la quinta estación.

El circuito tiene una duración de cuatro horas aproximadamente e incluye un servicio de catering en ese entorno alucinante.

El clima nos acompañó muchísimo ese día que comenzó helado y terminó en remera! Si, leyeron bien!
Hay una gran amplitud térmica y varía mucho la temperatura durante el día, y con respecto a la noche las diferencias son notorias.

Una vez terminado el recorrido y con el alma feliz emprendimos el regreso al hotel para luego cenar en el Comedor Ruta 40.

El jueves comenzó súper lindo y esta vez nos dirigimos para base Águila, otra base de servicios un poco más pequeña.

Desde allí partiríamos a Cañon Arco Iris junto a Cooperativa Talampaya

Para llegar al cañon cruzás una parte desértica y el camino se hace sobre lechos de ríos que están secos. Por supuesto esto solo lo podes hacer con guias experientados que te van contando como la lluvia va afectando y modificando los caminos.

Ya cuando te vas acercando a la zona del cañon podés observar un paisaje de montañas lleno de colores de millones y millones de años.

Luego nos acercamos a la zona del Cañón donde paramos para comenzar con un trekking de aproximadamente una hora. La sensación de caminar por ese laberinto rocoso es indescriptible.
No te alcanzan los ojos, las fotos ni el aire otra vez jeje!



Una vez finalizada esta excursión inolvidable volvimos al área de servicios a almorzar.

Durante la tarde tuvimos varias actividades programadas. La primera fue conocer la Bodega Familia Sacavino Arrieta en la localidad de Los Palacios. Allí nos contaron todo sobre la producción del Vino SUMALAO con cepa Torrontés Riojano.

Culminamos la visita con un brindis y unas cositas ricas. El recibimiento fue hermoso! Muchas gracias Liliana Arrieta y toda la familia, quienes además nos regalaron unos vinitos, que confieso nos trajeron algunos problemitas de despacho en el avión jejeje.

De vuelta al hotel hicimos dos paradas más. La primera en el pueblo Santa Clara para visitar la “Casona de Fajardo”, inmueble que data de 1912.

La casona fue la escuela del pueblo y la vivienda donde la familia de Nicolás Fajardo desarrollaba el oficio del tejido con telares manuales de madera. Nicolás continua con la tradición familiar y aún confecciona ponchos y otras prendas en su telar.

Entre otras cosas, hice la prueba de usar el telar y confieso soy un desastre!

La segunda parada fue en Guandacol para visitar otro telar de la Cooperativa Unay. Esta cooperativa la conforma un grupo de mujeres y realizan en su telar productos varios y prendas para la venta.

Ellas también nos recibieron divino con una mesa llena de cosas deliciosas y un mate que me pareció riquísimo. Parece que el secreto era que tenia un yuyito del amor llamado Muña Muña. No lo conocía y me encantó!


Jornada larguísima la del jueves que culminó con asado y chivito en el Comedor Ruta 40.

El viernes ya emprendimos la vuelta a Buenos Aires. Volví llena de aire fresco, hermosos recuerdos, experiencias vividas, medias y zapatillas llenas de arena roja y varios vinos riojanos para la familia.

Gracias especiales por este viaje increible y por tan cálido recibimiento a:

Parques Nacionales @parquesnacionalesar
Secretaria de Turismo de la Nación @turismonacionar
Secretaria de Turismo La Rioja @turismolarioja
Turismo Villa Union @turis_villaunion_del_talampaya

Para más info de Parques Nacionales visiten
https://www.parquesnacionales.gob.ar/

Similar Posts