Buenos Aires

El domador de dunas: Así nació Villa Gesell

Un joven alemán, Silvio Gesell, llegó a la Argentina lleno de materiales para vender en el país y su hijo apostó a una zona desértica donde nació Villa Gesell.

Estuvimos recorriendo la primera casa de Carlos Gesell, aquella de las 4 puertas, ya les contaremos por qué, y nos encontramos con una historia de superación y de inspiración enorme. La historia de un hombre que pasó de ser llamado el loco de las dunas, a ser el domador de dunas.

Silvio Gesell, un aleman que apostó a la Argentina

Silvio Gesell llegó a la Argentina en 1887 con un baúl lleno de instrumental quirúrgico para dentistas, un material difícil de conseguir que vendió rápidamente. Regresó a Alemania en busca de más material y volvió a Buenos Aires en donde puso un local en la calle Moreno en la capital de Buenos Aires.

Una vez establecido envió dinero a su prometida, Anna Bottger, a quien espero en Montevideo donde se casaron. El matrimonio se vino a vivir a Buenos Aires, donde nacieron sus cuatro hijos

Carlos Gesell fue el tercer hijo de Silvio Gesell y Ana Bottger, nació en la ciudad de Buenos Aires el 11 de marzo de 1891.

En 1898 la familia Gesell vuelve a Alemania y se radica en la Suiza francesa, en un pequeño pueblo de campesinos. A principios de siglo, Silvio vuelve a Buenos Aires para hacerse cargo de “Casa Gesell”, local en el que estaba al frente su hermano y había fallecido. Dos años después, La familia de Silvio vuelve a la Argentina.

En 1916 Carlos viajó a EEUU, para desarrollar su pasión por la investigación e invención. Don Carlos que fue autodidacta y un apasionado inventor, aprovecho al máximo las bibliotecas y fue este el periodo (1916-1926) de mayor creación de inventos.

No puedo dejar de pensar en los tiempos que llevaban estos movimientos de país en país en esas épocas. Pensar que hoy en día en cuestión de horas uno está del otro lado del mundo.

Para esos tiempos, Carlos conoció a su esposa, se casaron y en Estados Unidos tuvieron a su primogénito.

Carlos viene a instalarse a la Argentina

En 1926 Silvio le pide a don Carlos que vuelva a la Argentina para ponerse al frente de “Casa Gesell”. En su estadía en Estados Unidos, Carlos notó (Y también su padre en Europa) que las madres usaban cochecitos para llevar a sus bebés, en cambio, en Argentina las madres iban con sus niños en brazos Es entonces que “Casa Gesell” comenzó a fabricar cochecitos de madera y el negocio poco a poco se convirtió en la empresa más importante, en Argentina, dedicada a la fabricación y venta de artículos para bebes y niños.

La historia estaba a punto de cambiar

Por el año 1931 todo marchaba bien, el comercio Casa Gesell vendía más de lo que producía. Un verano, Carlos Gesell y su familia se encontraban en Mar del Plata. Allí, Carlos Gesell, conoció al señor Héctor Manuel Guerrero (forestador de Cariló) quien le contó de la existencia de una franja de dunas vivas que estaban a la venta. El dueño de las dudas era el señor Eduardo Credaro (se podría llamar Villa Credaro si se hubiera hecho cargo de las dunas no?), un contador de la cudad de la Plata quien las habla comprado al estado provincial en un remate con intención de vender arena a Buenos Aires pero la falta de caminos de acceso encarecía mucho el valor de la arena lo que se decida por la venta de los terrenos.

Don Carlos se puso de acuerdo con Guerrero para conocer el lugar y en mayo de 1931. Se hospedó en un hotel de Ostende y al día siguiente conoció el lugar, las playas de suave declive y los campos de arenas vivas. Haciendo un pequeño pozo en la arena encontró agua dulce y potable, se enamoró del lugar y el 19 de Agosto de 1931 compró 1.548 ha. de dunas vivas (10 kilómetros de costa).

La casa de las 4 puertas

Don Carlos se contactó con viveros de Buenos Aires, con el Dunícola de Miramar a quienes compró todo tipo de semillas y árboles, tierra y componentes varios para la forestación. Enviaba las plantas en ferrocarril que llegaba hasta Juancho, el transporte hasta la costa se hacía a través de carros. Don Carlos viajaba cada 15 días.

El 14 diciembre de 1931 se comenzó a construir la casa de las cuatro puertas, hoy Museo Histórico. La construcción fue rápida, llevó menos de un mes, porque el sistema construcción fue el que se usaba en los Estados Unidos.

La casa es conocida como la casa de las cuatro puertas, con acceso orientado a cada punto cardinal diferente lo que permite contar con un punto de entrada y salida cuando la arena obstruía una o más entradas.

El 14 de diciembre de 1931 (fecha de construcción de la casa), se tomó como fecha fundacional de Villa Gesell. La casa es hoy la sede de Museo Histórico, (con 5 salas dedicadas a la vida y obra del fundador). Fue declarada en el año 2013 Bien de Interés Histórico Nacional: categoría de conservación de los Monumentos Nacionales Argentinos.

Las dunas indomables!

En 1936, Carlos y Marta se separan y Carlos vende las acciones de “Casa Gesell” a su hermano.

En 1937, Carlos y su mujer Emilia Luther se instalan en las arenas.

Le tomó 10 años a don Carlos afianzar las dunas y lograr que prospere la vegetación. Se plantaron Acacias, pinos, leguminosos, entre otros, el clima adverso, la acción del viento que tapaba a la vegetación o el spray salino mataba la vegetación, nada prosperaba.

Don Carlos tomó entonces la decisión de contratar a un Ingeniero Agrónomo, el señor Karl Bodesheim, quien tras un año de trabajos le anunció a Carlos Gesell que nada sobreviviría en estas arenas.

A domar las dunas!!!

Don Carlos, investigando y consultando a diversas ciudades y países con nuestro mismo ecosistema, ideó un sistema de fijación y forestación que le dio gran resultado. Realizó sobre la arena cuadriculas de 10m x 10m, ubicando en los extremos una especie nativa llamada Esparto (Esta especie crece formando matas que evita el ingreso de arena, empujada por el viento, al interior de las cuadriculas). Se enteró de la existencia de la Acacia Trinervis, oriunda de Australia, un arbusto o árbol, de crecimiento muy rápido y muy frondoso con una gran adaptación al ambiente marino (tengamos en cuenta que gracias a este ecosistema no hacia falta riego) debido a que la Acacia tiene un crecimiento muy rápido esta ayudaba a proteger a las demás especies de la acción de los vientos.

Inventó el tubo de cartón embreado, sin tapa y sin fin en el que se colocaba tierra y arena en la misma proporción y un plantín de pino, forzando a la raíz de los pinos a crecer hacia el fondo, dado que la raíz del pino crece a hacia los lados horizontales, ayudándolo a la fijación. Uso un trébol llamado Melilotus Alba que se adapta a diversas condiciones ambientales (nativa de Europa y Asia) toma nitrógeno del ambiente y lo fija en la arena: enriqueciéndola de nutrientes indispensables e importante para el crecimiento de la vegetación.

Los inicios de Villa Gesell

Emilia Luther (segunda esposa de don Carlos), es considerada cofundadora de Villa Gesell ya que además de acompañar a don Carlos colaboró económicamente para el desarrollo de la ciudad. Doña Emilia fue, en la Argentina, la segunda mujer con licencia de conducir (la primera fue Victoria Ocampo), tenia palco en el Colón y fue gerente general de Casa Gesell.

La economia estaba en rojo entonces, en el año 1941, Don Carlos decidió construir una casita para alquilar a turistas “La golondrina”, la llamo así porque decía que los turistas, al igual que las golondrinas, venían en los primeros días de calor y se iban los primeros días de frio. Puso un aviso en el diario La Prensa de Buenos Aires, publicitando la casa en alquiler, y fue don Emilio Stark quien respondió al mismo. Este buen hombre es considerado, oficialmente, el primer turista de la ciudad.

Emilio Stark era gerente general de la empresa Siemens, se enamoró de Villa Gesell y fue un gran promotor de las ventas de terrenos de la ciudad. De alli proviene el primer slogan de la ciudad “Villa Gesell el Balneario que se recomienda de amigo a amigo”. Es así como decidió fundar una ciudad balnearia, considerando década del 40 la década fundacional de Villa Gesell.

Los pioneros de Villa Gesell

En 1943 comenzaron a llegar los primeros vecinos estables, muchos de ellos europeos (se decía que el idioma que menos se hablaba era el español), habia italianos, españoles, alemanes, austriacos, judíos, húngaros, etc.

En 1943 se abrió el camino de acceso a Villa Gesell, el matrimonio Gusmann abrió el Playa Hotel primer establecimiento hotelero, con 8 habitaciones. Carlos Gesell construyó un almacén ramos generales, una estafeta postal y una USINA para los primeros pobladores, en el predio de conocido hoy como Pinar del Norte. Don Carlos pedía un listado a todos los pioneros con lo que necesitaban y tachaba los cigarrillos y bebidas alcohólicas el estaba en contra de los vicios.

Villa Gesell es una ciudad balnearia

El 15 de marzo de 1947 se reconoció el balneario oficialmente con el nombre Villa Gesell.

Se abren los primeros comercios de la Av.3, llamada avenida del comercio y más tarde Avenida San Martin (en el primer centenario de la muerte del General).

En la década del ’50 ya hay una importante población estable y al menos cuatro hoteles. Es el año en que el diario La Nación se refiere a Villa Gesell coma el balneario más europeo.

El chalet, la segunda casa de Gesell

En el año 1951 Emilia Luther le pidió a don Carlos otra vivienda ya que la Casa de las 4 puertas oficiaba de hogar del matrimonio y era la administración, y en 1952 se mudaron al Chalet, hoy centro cultura. Este es de estilo suizo, con grandes ventanales frente al mar, con persianas internas, vestidor en cada habitación, sala de planchado, calefacción a caldera, contiene muebles originales.

El plan galopante

En 1950 don Carlos puso en marcha el PLAN GALOPANTE, que él mismo ideó, un sistema de venta de lotes que consistía en construir la vivienda en menos de 6 meses con ciertas características: techo a dos aguas con tejas rojas paredes de ladrillo a la vista y superficie no menor a 60 metros cuadrados, a quien cumplía con dichos requisitos se le bonificaba el 50% del valor total del terreno. Este plan, que duró 10 años aproximadamente, incentivó a que los inversionistas eligieran Villa Gesell y provocó en 1972 que el pueblo con mayor índice de construcción en la Argentina, fuera Villa Gesell (se construía a razón de una casa por día).

Muere Gesell

Carlos Gesell fallece a los 88 años en el hospital Alemán de la ciudad de Buenos Aires.

En vida Carlos Gesell heredó a sus 6 hijos 35 hectáreas a cada uno. El 25 de diciembre de 1980 murió doña Emilia, al no tener hijos sus hermanos y sobrinos heredan las 14 hectáreas que hoy forman el Pinar del Norte y el Pinar del Anfiteatro. Como la familia Luther no tenía sentido de pertenencia del lugar, quisieron lotear, lo que provocó la reacción de la comunidad geselina. Se trabajo mucho hasta lograr la expropiación por parte del Estado Provincial, que otorgó en comodato los terrenos antedichos a la Municipalidad de Villa Gesell.

Actualidad

El Chalet de don Carlos, abre sus puertas al público en 27 de diciembre de 1995 como el Centro Cultural Chalet Don Carlos, dependiendo de la Secretaria de Cultura, Educación y Deportes. Aquí funciona el Archivo Histórico, fototeca y videoteca donde se realizan trabajos de preservación del documento. El Archivo histórico cuenta con gran material documental referido a la vida y obra de Carlos Gesell y la ciudad. La biblioteca dispone de libros y publicaciones relacionadas con la historia cultural de Villa Gesell y de la región, ecología, y la obra completa económica de Silvio Gesell en alemán y traducida al español.

Villa Gesell forma parte de la Red Argentina de Turismo Inteligente, y por eso, nos recibieron en la ciudad como embajadoras DTI.

Si querés ver esta historia resumida en un video y cómo nos perdimos en el pinar, dale play!

Similar Posts